Cannabis medicinal para tratar trastornos alimenticios


La alimentación es una de las necesidades básicas de los seres humanos y como tal, es de vital importancia cuidar que se realice de manera correcta, para garantizar la nutrición y supervivencia. Existe una gran cantidad de personas en el mundo que desarrollan trastornos alimenticios debido a problemas de salud mental y también como consecuencia de otras enfermedades y factores.


El uso del cannabis medicinal para tratar trastornos alimenticios es solo una de las aplicaciones que el cannabis puede brindar a la nutrición de las personas. Gracias a sus componentes, puede ayudar a regular el apetito de las personas que presentan trastornos alimenticios como obesidad y anorexia.


Al igual que otros seres vivos, los humanos tenemos un sistema encocannabinoide, que regula procesos fisiológicos para mantener la homeostasis y patológicos, como la percepción del dolor y las funciones cardiovasculares, gastrointestinales y hepáticas. El cannabis contiene fitocannabinoides, estas son sustancias químicas que entran en contacto con los receptores de las células del cuerpo, a través de este intrincado sistema. Al consumirlos, interactúan involucrándose en las funciones del mismo y a su vez pueden alterar la percepción del entorno. Los cannabinoides más conocidos del cannabis son el CBD y el THC, pero esta planta contiene más de 100 cannabinoides menores; cabe destacar que consumir cannabis medicinal depende de qué padecimiento presenta el usuario, se debe siempre consultar con un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento médico y continuar con su supervisión durante él; nunca es recomendable automedicarse.


Se ha evidenciado que estas moléculas provenientes de la planta son útiles para tratar diversos síntomas, patologías y trastornos; uno de ellos es la anorexia. La anorexia es un trastorno alimenticio que se caracteriza por la auto-privación de los alimentos y pérdida excesiva de peso, esta puede ser consecuencia de la pérdida del apetito, causada por otro padecimiento, como el cáncer o derivar de una percepción distorsionada de la imagen personal. Este trastorno conlleva a pérdida de líquidos, vitaminas, proteínas, minerales y nutrientes que son fundamentales para que el cuerpo funcione correctamente, con la pérdida de estos elementos se puede llegar incluso a la muerte.

En la actualidad numerosas investigaciones se centran en descubrir la relación que existe entre el sistema endocannabinoide y ciertas enfermedades. En el caso de la anorexia derivada de otras complicaciones corporales, el cannabis puede ayudar como tratamiento para estimular el apetito, ganar peso y evitar las recaídas. Se sabe que el THC puede ayudar a tratar este padecimiento cuando es ocasionado por cáncer, hepatitis o sida, sin embargo; también existen estudios que respaldan el uso del cannabis para tratar la anorexia nerviosa.

La anorexia nerviosa, es causada por la percepción distorsionada del cuerpo, generalmente como consecuencia de problemas psicológicos derivados de baja autoestima, exceso de trabajo o presión social. El CBD se utiliza en pacientes que presentan altos niveles de estrés y ansiedad, obteniendo buenos resultados para disminuir estos síntomas, por eso el cannabis puede ayudar a tratar la anorexia nerviosa.

También, el THC pone en funcionamiento receptores en el cerebro que afinan el sentido del olfato y del gusto, por lo que influye en el hambre y la experiencia de la comida. Esto ayuda a que las personas con anorexia nerviosa disfruten la hora de la comida, lo cual generalmente es un momento sumamente estresante para ellas.

Otro de los trastornos asociados a la alimentación donde los derivados del cannabis resultan ser muy útiles es en el tratamiento de la obesidad. La obesidad es un problema de salud que afecta a la población mundial, provocando otras enfermedades como diabetes, varios tipos de cáncer, daños en músculos y el esqueleto, y enfermedades cardiovasculares, por eso; es imprescindible combatir este trastorno alimenticio.

Existen varios factores que provocan el sobrepeso y la obesidad, por ejemplo, el aumento del sedentarismo, ocasionado por los cambios en las dinámicas de trabajo y transporte de la población. Sin embargo, uno de los principales es el cambio en los hábitos alimenticios, ya que ahora las personas tienden a consumir alimentos con altos niveles de azúcar y grasas saturadas; y es precisamente en estos casos, donde el cannabis puede ayudar a combatir este tipo de trastorno. Aunque popularmente se suele presentar la sensación de un incremento significativo del hambre, lo que en el argot popular se conoce en algunos lugares como “monchis” como la consecuencia del consumo de cannabis; este no es un efecto que se presente en todas las ocasiones.

El cannabis puede tener diferentes efectos, dependiendo de varios factores: como la dosis que se tome y con qué frecuencia, la reacción personal de cada cuerpo, la forma en la que se consuma, por ejemplo si se come, se toma un extracto o se inhale, y también depende de la variedad de cannabis que se utilice.

Entre sus componentes, el cannabis tiene dos cannabinoides que pueden combatir la obesidad: el CBD y el THCV. El CBD puede disminuir el apetito ayudando en el control de la ansiedad y en conjunto con una dieta balanceada y ejercicio; puede promover la pérdida de peso, los niveles altos de azúcar provocan peligrosas enfermedades, como la diabetes, por el contrario, niveles bajos de azúcar, provocan el aumento desmedido en el apetito, que conlleva a la ansiedad y a la búsqueda de satisfacción inmediata. Por esta razón, las personas terminan eligiendo alimentos procesados o con alto contenido en azúcar, como el chocolate. En lugar de tomarse el tiempo de preparar una comida balanceada o preferir frutas y verduras. Por otra parte, el THCV contenido en el cannabis puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y prevenir estos problemas, así como también ayudar en la disminución del apetito contrarrestando la sensación de hambre que provoca el THC en ocasiones.

También, dependiendo de la variedad de cannabis que se elija, el efecto será diferente para el cuerpo. La cepas sativa son conocidas por aumentar los niveles de energía, mejorar el ánimo de las personas, estimular la creatividad y motivarlas a realizar actividades; es por ello que esta variedad de cannabis puede mejorar la experiencia de las personas cuando realizan ejercicio, promoviendo la actividad física.

En conclusión, el cómo consumir cannabis medicinal dependerá del trastorno alimenticio que presente la persona. En el caso de la anorexia, el THC ayudará a estimular el apetito. En el caso de la obesidad, el CBD podrá suprimir el apetito y las variedades sativa pueden hacer más placentera la actividad física, incentivando su realización.

Conoce más de este y otros temas relacionados inscribiéndote en nuestra plataforma www.pharmacologyuniversityonline.com Visitanos y certifícate.

Fuentes:


El sistema endocannabinoide. (s.f) Fundación Canna https://www.fundacion-canna.es


Lleonart, E. (2018) Diferencias entre THC y CBD. El Salto

https://www.elsaltodiario.com/nekwo-blog/diferencias-entre-thc-y-cbd


Kosen, J. (2016) Can Medical Cannabis Be Used as an Anorexia Treatment?

Leafy https://www.leafly.com/news/health/medical-marijuana-for-anorexia-treatment


Marihuana Medicinal contra la Anorexia (2018) Matilla Plant: blog cultivo marihuana https://www.matillaplant.com/blog-marihuana/marihuana-medicinal-contra-la-anorexia/


Beneficios del cannabis medicinal para tratar la obesidad y el sobrepeso. (s.f) Diosa Verde.org https://www.diosaverde.org/cannabis-medicinal-para-tratar-obesidad-y-sobrepeso/


MÁS DE 12 AÑOS DE EXPERIENCIA
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

© Pharmacology University